Reparación de cadera y rodilla

La rodilla es el lugar más común para un reemplazo de articulación, ya que representa más de la mitad del total anual. Las caderas también representan numerosos reemplazos de articulación; sin embargo, también se han elaborado reemplazos de articulaciones de metal, plástico o cerámica para codos, hombros, tobillos y dedos.

Para obtener más información o un referido a un especialista en ortopedia, llame al 800-879-1033.

¿Reparación de cadera o rodilla? Proteja sus nuevas articulaciones

Cada vez más personas están recurriendo a caderas y rodillas artificiales cuando la artritis provoca dolor e impide realizar las actividades diarias. La cirugía por lo general resulta exitosa para aliviar el dolor de la artritis y recuperar la movilidad. Sin embargo, los pacientes deben tomar medidas a fin de proteger sus nuevas articulaciones.

Proteger caderas y rodillas reemplazadas es especialmente importante en pacientes más jóvenes, por lo general aquellos que atraviesan sus 60. La mayoría de los reemplazos de articulaciones duran alrededor de 20 años o más. Pero muchos de los pacientes más jóvenes quieren ser más activos, lo que puede ocasionar un mayor desgaste.

Cuidados luego de la cirugía

Luego de un período de recuperación inicial que abarca de seis a ocho semanas, los pacientes por lo general se reincorporan a la mayoría de sus actividades diarias. Mientras se recupera, deberá seguir cualquier precaución adicional que su cirujano haya recomendado. También deberá seguir cualquier instrucción específica, incluidos ejercicios de rehabilitación, indicada por su médico o fisioterapeuta.

La mayoría de las personas disminuye la actividad deportiva después de un reemplazo de articulación, pero todos necesitamos hacer ejercicio para mantenernos sanos. Una vez que su médico apruebe que usted haga ejercicio de nuevo, tenga en cuenta estos consejos:

  • Camine tanto como le guste. Para una sesión de ejercicio más extenuante, agregue bastones para ejercitar la parte superior de su cuerpo también.
  • Los ejercicios en el agua y la natación son ideales para las articulaciones. Nade con aletas de entrenamiento para lograr mayor potencia.
  • Los ejercicios aeróbicos de bajo impacto, bailar, andar en bicicleta sobre una superficie nivelada y jugar al golf, con calzado sin clavos y un carrito de golf, pueden ayudarle a mantenerse en forma sin exigirle demasiado a las articulaciones.

Evite las actividades con impacto

Los médicos por lo general recomiendan a los pacientes con reemplazos de articulaciones que eviten las actividades con mayor impacto como correr, el tenis y el ráquetbol. Otras actividades que se deberían evitar incluyen trotar, esquiar y hacer deportes que impliquen saltar, como el vóleibol. Mientras que aquellas personas con reemplazo de cadera pueden levantar pesas, por lo general este tipo de actividades no se recomiendan para pacientes con reemplazo de rodilla. Hable con su médico acerca de sus límites de peso recomendados.