Pasos para cuidar sus articulaciones

Trotes, tenis, ráquetbol: las rodillas, caderas y otras articulaciones han resistido toda la vida. Con el fin de permanecer activos y reducir el dolor, una creciente cantidad de personas se está inclinando por la cirugía de reemplazo de articulación. Los reemplazos de articulaciones resultan muy exitosos, pero existe una alternativa: seguir algunos pasos para cuidar sus articulaciones.

Para obtener más información o un referido a un especialista en ortopedia, llame al 800-879-1033.

La Arthritis Foundation y la American Academy of Orthopaedic Surgeons sugiere el cuidado de las articulaciones, al:

  • Mantener un peso saludable. Perder el peso excedente reduce el estrés y el desgaste de rodillas, caderas, espalda y pies.
  • Hacer ejercicio de manera regular. La actividad física protege las articulaciones, al fortalecer los músculos que las sostienen.
  • Cambiar de deportes de alto impacto a actividades de bajo impacto. En lugar de correr, practicar tenis o ráquetbol, intente nadar, practicar aerobics acuático, caminar o jugar al golf.
  • Evitar esfuerzos repetitivos. Alternar actividades agotadoras con descanso provoca menos tensión en las articulaciones sensibles.
  • Usar medicamentos recetados o de venta libre para controlar el dolor y la inflamación. También puede recibir inyecciones de corticosteroides directamente en las articulaciones de la rodilla que le provocan dolor.
  • Realizar terapia física u ocupacional. Esto puede aumentar la flexibilidad de las articulaciones, la fuerza de los músculos y el rango de movilidad.
  • Usar asistencia mecánica. Los aparatos ortopédicos, las muletas, los andadores o bastones pueden ser de utilidad.

Cuándo reemplazar las articulaciones

En el mejor de los casos, estos cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para mejorar la función y controlar el dolor. Pero si experimenta cualquiera de los siguientes signos, consulte con su médico acerca del reemplazo de articulaciones.

  • El dolor articular interrumpe su sueño.
  • Ha probado varios métodos no invasivos, incluida medicación para el dolor, pero no hay forma de controlar su dolor articular.
  • Su dolor articular está limitando su posibilidad de seguir una rutina normal.
  • Su dolor articular hace que sea dificultoso levantarse de una silla, subir escaleras o levantarse del piso.

Si su médico considera que posiblemente tenga que someterse a reemplazo de articulación, lo derivará a un cirujano ortopédico.

Con el transcurso de los años se han optimizado las técnicas quirúrgicas y desarollado nuevos materiales para implantes. Como resultado, estas cirugías se han convertido en los procedimientos más fiables que se realizan en la actualidad.