Diagnóstico y tratamiento para enfermedades pulmonares

South Texas Health System McAllen ofrece diagnóstico y tratamiento de las enfermedades pulmonares. Le ayudaremos a comprender la enfermedad pulmonar y cómo afecta a su cuerpo, para que pueda aprender nuevas maneras de mejorar sus actividades diarias, controlar mejor su afección y aumentar su fuerza y resistencia. El tratamiento y la rehabilitación siempre son personalizados, y hacen hincapié en el ejercicio y la educación.

Para buscar un médico de atención respiratoria y pulmonar, llame a la línea informativa y de reserva de South Texas Health System al 800-879-1033.

Termoplastia bronquial

La termoplastia bronquial es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo realizado en South Texas Health System McAllen que puede dar alivio a quienes sufren de asma grave.

Más información sobre termoplastia bronquial

Un examen para detectar el cáncer de pulmón podría salvar su vida

¡Programe hoy el suyo! La detección temprana puede mejorar significativamente sus posibilidades se sobrevivir al cáncer de pulmón.

Más información

Enfermedad pulmonar

Existen muchos tipos de enfermedades pulmonares. Las personas que sufren de una enfermedad pulmonar tienen problemas para respirar. La enfermedad pulmonar se puede referir a diferentes trastornos que afectan a los pulmones, tales como: asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones como gripe, neumonía y tuberculosis, cáncer de pulmón y otros problemas respiratorios.

Tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una infección bacteriana crónica que puede afectar a los pulmones. Existen tres modos de describir las fases de la TB.

  • Exposición: cuando una persona ha estado en contacto con otra persona que tiene TB
  • Infección de TB latente: cuando la persona tiene la bacteria de TB en su cuerpo
  • Enfermedad de TB: la persona tiene síntomas de una infección activa

El médico realizará una prueba de TB para determinar si tiene tuberculosis. El tratamiento para la tuberculosis puede incluir medicamentos específicos y también una hospitalización por corto tiempo.

Enfisema

El enfisema es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica que implica daños en los alvéolos pulmonares. Como resultado, su cuerpo no recibe el oxígeno que necesita. El enfisema dificulta la respiración. También puede manifestar tos crónica y tener dificultad para respirar durante la actividad física.

La causa más común es el cigarrillo. Si usted fuma, el dejar de hacerlo puede ayudarlo a prevenir esta enfermedad. Si ya tiene enfisema, es probable que al no fumar usted evite que la enfermedad empeore. La exposición al aire contaminado, como los gases químicos, también puede causar la obstrucción del flujo de aire, provocando el desarrollo del enfisema pulmonar. Los tratamientos incluyen inhaladores, oxígeno, medicamentos y a veces cirugía, para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

Neumonía

La neumonía es una inflamación del pulmón, normalmente causada por una infección. Las causas más comunes son las bacterias, los virus y los hongos. Las personas con neumonía pueden tener dificultades para respirar y tener tos o fiebre. Se toman rayos X de tórax para determinar el problema. Si la causa es una bacteria se usan antibióticos, mientras que para la neumonía viral el descansar y beber líquido pueden ayudar. Es más fácil prevenir la neumonía que tratarla. Para garantizar las mejores condiciones para no contraer la enfermedad, lave sus manos con frecuencia y use un barbijo cuando limpie áreas con polvo o moho.

Gripe

La influenza, o gripe, es una infección respiratoria causada por distintos virus, que ingresan en el cuerpo por la nariz o la boca. La gente puede confundir la gripe con otras enfermedades. Los síntomas de la gripe son dolores corporales, escalofríos, tos, fiebre y dolor de cabeza y garganta. En comparación con la gripe, un resfriado muy pocas veces da fiebre o dolor de cabeza. Además, la gripe no afecta al estómago.

La vacuna antigripe por vía intradérmica o intranasal pueden disminuir los riesgos de contraer la enfermedad. Según la American Lung Association, el mejor momento para vacunarse es en septiembre u octubre, ya que la temporada de gripe dura hasta marzo.