Enfermera empática que trata a víctimas de abuso sexual

Lori Guerrero

Lori Guerrero no tiene un trabajo fácil. Como enfermera especializada en abuso sexual del McAllen Medical Center, trata a pacientes adultos y pediátricos que han sido víctimas de abusos inconcebibles. Luego de cuatro décadas de trabajo, Guerrero comenta, "escucho lo que me cuentan y pienso, 'esto no puede estar pasando'".

Guerrero solía tratar de tres a cinco víctimas en un año. Ahora, suele atender siete pacientes en 24 horas.

"Siempre ha habido casos de abuso sexual, pero actualmente se está tomando más conciencia sobre este tema", comenta, y explica que la cantidad de denuncias está creciendo. De alguna manera, la complejidad del trabajo es lo que atrajo a Guerrero. Nativa de McAllen, Guerrero, de 69 años, se convirtió en enfermera vocacional titulada en 1971. Luego comenzó a trabajar en el Departamento de Emergencias (ED) de McAllen General Hospital, lo que es ahora McAllen Medical Center, y es parte de South Texas Health System.

Atención compasiva disponible las 24 horas del día

Los niños y adultos de ambos sexos que hayan sido afectados por la situación traumática de abuso sexual cuentan con recursos disponibles a través del Departamento de Emergencias (ED) y de nuestros Profesionales de Enfermería Especializados en Abuso Sexual (SANE).

Más información sobre el programa SANE de McAllen Medical Center

Algunas veces, cuando ingresaban víctimas de abuso sexual al ED, Guerrero notaba que algunas enfermeras evitaban tratar estos casos por temor a lo desconocido, y por el tiempo adicional que demandan estos pacientes. Los casos pueden suponer una enorme carga emocional, y con frecuencia requieren trámites adicionales o comparecencias judiciales, comenta.

"Siempre terminaba encargándome de esos pacientes", recuerda Guerrero. "No tengo en cuenta los trámites ni el tiempo. Simplemente priorizo lo que el paciente necesita".

Un médico descubrió la dedicación de Guerrero con estos pacientes y la motivó para que se capacitara como Enfermera Especializada en Abuso Sexual (SANE). En 1988, Guerrero finalizó la capacitación para SANE en Houston (un programa semestral que requería que trabajara dos días en el hospital y asistiera a clases durante cuatro días en Houston, a seis horas de distancia).

En 1995, Guerrero regresó a Houston para capacitarse en el tratamiento de víctimas pediátricas de abuso sexual. El tratamiento de niños es aún más desafiante, pero logra conectarse con ellos a través de una comunicación acorde a la edad y de libros para colorear.

"Cada vez que termino de examinar a un niño recibo un abrazo. Unas horas atrás no lo conocía, y de repente siento que lo conozco desde siempre", comenta como la parte más gratificante de su trabajo.

Guerrero quiere hacer conocer a las víctimas que la atención compasiva está disponible las 24 horas del día en el ED de McAllen Medical Center. Los pacientes pueden recibir asistencia de manera anónima. La evidencia se guarda por al menos seis meses, para que las víctimas tengan tiempo de decidir acerca de la denuncia. Guerrero ha ayudado a varios pacientes presentando pruebas judiciales. A lo largo de su carrera ha evidenciado miles de pacientes adultos y pediátricos.

El trabajo a veces involucra una carga emocional, pero Guerrero confía en su fe para superar las situaciones difíciles. "Es un desafío, pero, si tuviera que elegir nuevamente qué hacer, elegiría esto", comenta.

Obtenga más información sobre el programa SANE de McAllen

Un artículo de publicación local ofrece información adicional acerca de Guerrero, y de los centros que ofrecen servicios en caso de abuso sexual en South Texas.

Leer la historia