La mayoría de las lesiones son prevenibles

La mayoría de las lesiones que se tratan en la Sala de Emergencias (ER) son prevenibles. A continuación se describen sugerencias para evitar caídas, ahogos e intoxicación accidental.

Caídas

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 800,000 personas reciben tratamiento en la ER por lesiones provocadas por caídas, todos los años; las más comunes son fracturas de cadera y lesiones en la cabeza. Una de cada cinco caídas provoca lesiones graves, como fracturas óseas y lesiones en la cabeza.

Todos los años, 2.8 millones de personas (mayores de 65 años) reciben tratamiento en la ER por lesiones provocadas por caídas. Al menos 300,000 personas mayores son hospitalizadas todos los años por fracturas de cadera; un 95 por ciento de las fracturas de cadera son causadas por caídas.

Los gastos médicos para lesiones por enfermedades son de $31 mil millones anuales; dos tercios de esa cantidad corresponden a la ER.

Sugerencias para prevención de caídas

Existen simples pasos que puede seguir para evitar caerse.

Hable con su médico

  • Hable con su médico para determinar el riesgo de experimentar caídas, y qué pasos puede seguir prevenirlas.
  • Revise con su médico las medicaciones recetadas y de venta libre, para determinar si alguna de ellas puede causar el cansancio o los mareos.
  • Consulte si tomar suplementos de vitamina D podría ser de utilidad.

Realice ejercicios de fortalecimiento y equilibrio

  • Realice ejercicios para mejorar su armonía y aumentar la fuerza de sus piernas, como taichí o yoga.

Controle su vista

  • Controle su vista al menos una vez al año con un oftalmólogo, y actualice la graduación de sus anteojos, de ser necesario.
  • Tenga en cuenta un par de anteojos de distancia, para cuando realiza actividades al aire libre, como caminar, en caso de que use lentes progresivos o bifocales. Los lentes progresivos y bifocales a veces pueden hacer que los objetos parezcan más cercanos o lejanos de lo que en realidad están.

Haga que su casa sea más segura

  • Elimine o quite objetos que puedan hacerle dar una traspié.
  • Coloque barras de sujeción dentro y fuera de la ducha o bañera, y junto al retrete.
  • Asegúrese de que las escaleras posean barandillas en ambos lados.
  • Asegúrese de que su hogar sea lo suficientemente luminoso como para que pueda caminar y ver claramente; agregue más luces o bombillas más intensas de ser necesario.

Ahogos

Todos los años en EE. UU. se registra un promedio de 3,536 ahogos accidentales fatales (excluyendo ahogos de embarcaciones), o alrededor de 10 muertes al día (CDC). Los accidentes en embarcaciones representan otras 332 muertes por ahogo todos los años. Uno de cada cinco niños menores de 14 años muere de ahogo; por cada niño que muere de ahogo, otros cinco necesitan atención en la ER por lesiones no fatales.

Más de la mitad de las personas que reciben tratamiento en la ER por ahogo requieren hospitalización o traslado a otro centro, en comparación con la tasa de hospitalización de 6 por ciento de otras lesiones accidentales. Los ahogos no fatales pueden causar daño cerebral grave, como pérdida de memoria y dificultades de aprendizaje, o incluso un estado vegetativo permanente.

Sugerencias para prevención de ahogos

  • Los adultos deben supervisar a los niños pequeños cuando están en la bañera, y a los niños cuando están nadando o jugando en el agua.
  • Busque un compañero para nadar, y nade cerca de un guardavidas, de ser posible.
  • Quienes experimenten convulsiones deben contar con supervisión cercana mientras estén en el agua.
  • Aprenda a nadar. Llevar a sus hijos a clases de natación puede prevenir ahogos.
  • Aprenda reanimación cardiopulmonar (RCP), ya que puede salvar una vida durante la espera de los paramédicos.
  • Use chalecos de seguridad como dispositivos de seguridad; los juguetes, como flotadores, no se consideran dispositivos de seguridad.
  • No beba alcohol al participar en actividades acuáticas o mientras supervisa niños.
  • No permita que los nadadores retengan su respiración por períodos extensos, ya que podría causar que se desmayen o ahoguen.
  • Consulte la previsión meteorológica local antes de nadar o embarcarse. Las tormentas eléctricas pueden ser mortales.

Envenenamiento

Un veneno es cualquier sustancia que provoca daño en su cuerpo, si se la ingiere, inhala, inyecta o absorbe en demasía. Los envenenamientos accidentales ocurren cuando se suministra o utiliza una sustancia en exceso de manera accidental, y causa daño a una persona.

Sugerencias para la prevención de envenenamientos

  • Guarde los medicamentos y los productos para el hogar en un lugar que los niños no puedan alcanzar ni ver.
  • No haga un uso indebido o abusivo de las medicaciones recetadas o de venta libre, en particular, en la toma de dosis mayores o más frecuentes.
  • No comparta ni venda medicamentos recetados.
  • Conserve los medicamentos en un lugar seguro, donde los niños y adolescentes no puedan tener acceso.
  • Siempre lea las etiquetas de los productos químicos para el hogar que puedan ser tóxicos, y consérvelos en sus envases originales.
  • Use ropa de protección en caso de usar pesticidas u otras sustancias químicas.
  • Abra una ventana o use un ventilador al usar productos de limpieza.

Fuetne: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades